educacion inicial
   
 

Castigo Corporal

Castigo corporal puede ser una opcion (una zurra, una pela, una cachetada, unas nalgadas, unos correazos) o puede ser la prohibición momentánea de algo placentero (la televisión, un juego electrónico o jugar afuera).

Lo importante para los que castigan es que el castigo corporal sea algo que le duela al niño. El castigo es un método rápido, seguro y efectivo para disciplinar a un niño. Reflexionemos en lo siguiente: Todo castigo da validez al temor, al dolor, a la intimidación y a la violencia como métodos aceptables para la resolución de conflictos.

El castigo crea : sumisión - el niño siente miedo rebeldía - el niño siente rabia hacia la figura de autoridad por su poder. Tambien el castigo excluye otro tipo de comunicación entre padres e hijos. Como, por ejemplo, una comunicación que permita una verdadera comprensión de la situación y ayude al niño a encontrar alternativas

A través del castigo damos rienda suelta a nuestras propias frustraciones, las cuales tienen poco que ver con el niño que estamos castigando; de manera que el castigo resulta mucho más severo de lo que se merecía la falta cometida por el niño.

Combatir el castigo corporal

Castigo corporalUn niño ha sido castigado frecuentemente es probable que él también utilice el temor, el dolor, la intimidación o la violencia para controlar a otros. Tambien hay padres que castigan inmediatamente después del hecho, mientras que hay algunos que tratan de evitar el castigo corporal y optan por hablarles a sus hijos y les aconsejan y aconsejan, y hablan y hablan sin mucho resultado y al final, ya cansados y desesperados, los castigan, y hay otros padres que a veces castigan y otras veces no, dependiendo de cómo se sientan en ese momento.

Nos preguntemos: ¿Porqué tenemos que educar a nuestros hijos utilizando el castigo? ¿Es que así nos criaron y estamos repitiendo costumbres sin reflexionar mucho en ellas? ¿Será que hay momentos en los cuales ya no aguantamos a nuestros hijos? ¿O quizás nos agarraron cansados? ¿O de tantos problemas que tenemos, la desobediencia de los hijos es uno de los pocos que sí podemos controlar, y lo hacemos a través del castigo corporal? Hay castigos que también causan miedo. Preguntémonos ¿porqué queremos que nuestros hijos sientan miedo? ¿Será que es más fácil controlarlos? ¿Será que cuando ellos sienten miedo nos sentimos poderosos?

 

Volver a: Educacion Inicial

 

educacion pais vasco - la linguistica